Ibuprofeno para la Tos

La tos es un síntoma reflejo que despeja la garganta y las vías respiratorias de mucosidades o flemas.

Los especialistas clasifican la tos en aguda y crónica. La tos aguda puede durar de dos a tres semanas y suele acompañar el resfriado o la gripe. El cuerpo, por sí mismo, suele curarse de este malestar.

La tos crónica, por su parte, suele durar más de tres semanas. Entre sus causas se encuentran: asma, alergias, enfermedad pulmonar, fumar, reflujo gastroesofágico o enfermedades de la garganta, especialmente en niños.

Es importante diferenciar las características de la tos, así como sus orígenes, antes de decidir tomar algún medicamento o acudir al médico.

Cuando Tomar Ibuprofeno, y Cuando NO

En el caso de la gripe y la tos aguda, es posible obtener alivio para el dolor corporal asociado, al ingerir pequeñas dosis de ibuprofeno. No así cuando la tos es crónica, pues sus posibles causas se verán agravadas por la ingesta de ibuprofeno. En otras palabras, el ibuprofeno está contraindicado en casos de asma, alergias, enfermedades que impliquen el sistema respiratorio, se haya padecido de gastroenteritis u otra afección del sistema digestivo.

Todos los expertos coinciden en los riesgos de la automedicación, y cuando buscamos por información adicional, encontramos advertencias respecto de los peligros que representa la ingesta de ibuprofeno. En consecuencia, sea precavido e investigue, o consulte con expertos antes de tomar decisiones por su cuenta.

Recomendaciones Finales…

La tos, por sí misma, no representa mayor peligro, y forma parte del proceso evolutivo del paso de la enfermedad al restablecimiento de la salud del organismo,independientemente de la edad cronológica del paciente. Sin embargo, debe tenerse cuidado en pacientes con edad menor a seis años y adultos mayores.

Para disminuir los malestares asociados a la tos, en pacientes de todas las edades, puede ser suficiente reconocer los factores que la estimulan, y controlarlos, sin interferir en el proceso orgánico que la genera, pues su presencia tiene razón y sentido de ser. Una vez expulsadas las secreciones que la tos moviliza, la misma desaparecerá.

Como recomendación adicional, debe evitarse fumar cerca de los niños y adultos mayores que padecen tos, en tanto que los jóvenes y adultos deben evitar permanecer en espacios contaminados por el humo del cigarrillo.

Una vez descartadas todas las situaciones descritas como negativas, y si aún el malestar le conduce a buscar un analgésico para tolerar el malestar, recuerde tomar la cantidad mínima disponible y evite partir la tableta, pues esta práctica puede acarrear irritación en la mucosa estomacal e intestinal.

Volver arriba